Imprimir

por Salvador D’Aquila

 

Veinte o treinta años atrás, tal vez podían caber dudas.  Transcurrida casi una quinta parte del siglo XXI, con una película que lleva casi siete décadas o, si preferís, que ya vimos varias veces, no deberían tenerlas quienes analicen la realidad con raciocinio y buena fe.

 

No es la única historia que puede servir como ejemplo: si por razones y/o ideales, la Revolución cubana recibió en sus comienzos la confianza y el apoyo de tantos, sesenta años después no debería defenderse con imprescindible necedad aquello que fracasó y terminó siendo una traición para el pueblo cubano.  Podríamos citar también el fracaso trágico del Nazismo, que subyugó en su aparición a gran parte de la sociedad alemana.  O el del Fascismo.  O del Comunismo.  (Los historiadores podrán complementar esta sucinta lista de la Historia reciente. Que para muchos, también ha sido contemporánea).

 

Refiriéndonos a nuestro autóctono movimiento de masas, lo que no debería cambiar nunca son los valores e ideales que millones enarbolaron como banderas para darle justificación histórica.  A fin de cuentas, es de bien nacidos defender la igualdad de oportunidades, privilegiar a la infancia, cuidar y proteger a los ancianos, promover el desarrollo industrial, la movilidad social ascendente, etc. etc.  ¡Cómo no desear y querer que nuestro país alcance la soberanía política, la independencia económica y la justicia social!  (A los creyentes que se paran en la vereda de enfrente, les recuerdo que ese ideario del Justicialismo coincide prácticamente en su totalidad con la Doctrina Social de la Iglesia Católica).

 

Pero una cosa es luchar para acercarse cada vez más a ese horizonte, aunque pueda parecer utópico.  Y otra, valerse de la buena fe de las mayorías para justificar el ansia de poder a cualquier precio; o todo tipo de delito amparado por el "sentimiento".

 

Y distingo claramente al Justicialismo, que representa ideales que casi podría justificar aquello de que "todos somos justicialistas"; del peronismo, que es falsario.  Y como los frutos nunca caen demasiado lejos del árbol, todos aquellos que quisieron colgarse y cobijarse debajo del paraguas "de la mayoría peronista", fueron cada vez más podridos y corruptos.  O sea, una mentira total.  O una "posverdad", dicho en términos de mentira institucionalizada.

 

Quiero creer que alguna vez llegaremos a ser el país prometido y soñado. Pero para que eso suceda, deberemos continuar atravesando por mucho tiempo esta suerte de desierto bíblico.  Y tendrán que desaparecer generaciones de nosotros, que lamentablemente crecimos entre disvalores y deformaciones, para que alguna vez podamos estar más cerca de alcanzar aquello tan anhelado.

 

Mientras tanto, el mundo avanza.  Y aunque nuestro tiempo se termina, tenemos a quienes nos continúan.  Por ellos, deberíamos hacer más y mejor.  Y también por nosotros.