por Candela Saldaña - 16 dic 2019

 

Corría el año 1980, el inicio de la década de las PC.  De Madonna vestida de novia en los Music Awards, el nacimiento del inolvidable PacMan y la frase jamás olvidada “Yo soy tu padre”.  Sin embargo, en ese preciso año, en la mañana del 8 de diciembre, iniciarían una serie de eventos que determinarían el silencio eterno de una voz.  La cual derramaría sangre al llamado de “Señor Lennon”.

 

John Winston Lennon nació el 9 de octubre de 1940 en Liverpool, Inglaterra y siendo adolescente formó la banda "The Quarrymen", en 1956; que posteriormente en 1960 se convertiría en "The Beatles".  Tras separarse de la banda, en 1970, inició una carrera como solista y se radicó en los Estados Unidos, donde fue perseguido por el gobierno de Richard Nixon debido a sus ideas pacifistas.  Sus letras, entonces, se politizaron; abordó temas como la condición de la mujer, la lucha de los afroamericanos y la crítica a la política imperialista de Gran Bretaña.

 

19 12 16 CS Cuatro disparos. Una leyenda 1

 

En 1975, cuando termina felizmente su batalla contra la Administración de Nixon y nace Sean, único hijo de su matrimonio con la artista japonesa Yoko Ono, enigmática mujer cuyo nombre significa "Hija del Océano”, desaparece totalmente de circulación, dedicándose a la vida familiar.  Pero vuelve a grabar en 1980, pregonando, con la misma libertad de siempre, su eterno amor por su esposa y su conocimiento de que la felicidad personal es lo primero.

 

Las balas asesinas de un adorador desequilibrado lo canonizan, antes de que le lluevan las críticas por la trivialización de su música y su estrechez de miras.  Este final disparatado, ocurrió el 8 de diciembre de 1980.  John Lennon regresó junto con Yoko Ono a su departamento en el edificio Dakota, de Nueva York, luego de un día en el que brindó entrevistas, participó de una sesión de fotos para la revista Rolling Stone y en el que también estuvo en el estudio para la grabación de su nuevo disco.

 

19 12 16 CS Cuatro disparos. Una leyenda 2 John y Yoko

 

Mientras Lennon y Ono caminaban hacia su limusina, fueron rodeados por varias personas que buscaban autógrafos; entre estas, Mark David Chapman.  Quien había ido a Nueva York para asesinar a Lennon y pasar a la historia por ello.  En la mañana de ese 8 de diciembre partió desde el Hotel Sheraton, tras dejar cosas personales en su habitación para que la policía lo encontrara.  Chapman compró un ejemplar de The Catcher in the Rye (El guardián entre el centeno), en que él escribió “Esta es mi declaración”, y lo firmó como “Holden Caulfield”.  Luego pasó la mayor parte del día en la entrada del edificio Dakota donde Lennon vivía con su esposa, hablando con otros fans y con el portero.

 

Alrededor de las cinco de la tarde, Lennon y Ono dejaron el Dakota para una sesión de grabación en Record Plant Studios.  Mientras caminaban hacia su limusina en la acera, Chapman le dio la mano a Lennon y le tendió una copia del nuevo disco de Lennon, DoubleFantasy, para que la firmara.  Alrededor de las 11 de la noche, la limusina de Lennon regresó al Dakota.  En la vereda, salieron del coche, pasaron al lado de Chapman y caminaron hacia el arco de entrada al patio del edificio.  Desde la calle que estaba a sus espaldas, Chapman pronunció las palabras de “Señor Lennon” y disparó cinco balas con un revólver Calibre 38 Special, de las cuales cuatro impactaron a Lennon en la espalda y el hombro izquierdo.

 

19 12 16 CS Cuatro disparos. Una leyenda 3

 

Chapman permaneció en la escena, sacó su copia de The Catcher in the Rye y lo leyó hasta que llegó la policía.  Miembros del Departamento de Policía de Nueva York fueron los primeros en examinar los disparos; reconociendo que las heridas de Lennon eran severas, decidieron llevarlo en su coche policial al Hospital Roosevelt.  Chapman fue arrestado sin ningún incidente.  En su declaración a la policía tres horas después, Chapman dijo: “Estoy seguro de que la mayor parte de mí es Holden Caufield, el personaje principal del libro.  El resto de mí debe ser el Diablo”. ​ Lennon fue declarado muerto a las 11:15 p.m. en St. Luke's-Roosevelt Hospital Center.  Al día siguiente, Ono emitió una declaración: “No hay ningún funeral para John.  John amó y rezó por la raza humana.  Por favor, hagan lo mismo por él.  Con cariño, Yoko y Sean”.

 

El inicio de la década marcó la vida no solo de los seguidores de los Beatles y de John Lennon en particular.  Realmente dejó una enorme huella en la industria musical mundial.  Sus canciones, tanto en grupo como en solista, habían dejado un lugar para la nostalgia de las generaciones siguientes.  Y nunca tal número de seres humanos habían llorado tanto al escuchar una canción, aquella que si mal no recuerdo decía así:

 

Imagine all the people

Living life in peace

You may say that I'm a dreamer

But I'm not the only one

I hope some day you'll join us

And the world will be as one

 

 

por Candela Saldaña - 24 nov 2019

 

Una mujer preguntaba a los hombres de la Revolución Francesa: “¿Sois capaces de ser justos? ¿Quién os ha dado el poder de oprimir al otro sexo que tiene las mismas capacidades que vosotros?”.  La que preguntaba se hacía llamar Olimpia de Gouges y luchaba contra “la ignorancia, el olvido y el desprecio de los derechos de la mujer”.  Fue una precursora de propuestas de asistencia social y de movimientos como el feminismo.

 

Hija de un carnicero y de una lavandera, Olimpia de Gouges nació con el nombre de Marie Gouze en Montauban, al sudoeste de Francia, en 1748.  Se casó y enviudo, y en 1788 se trasladó a París.  Aunque recibió una educación limitada, consiguió vivir en esa ciudad de la venta de novelas y obras de teatro que ella misma escribía.  Como otros escritores de la época, cambió su nombre por uno aparentemente aristocrático, y se hizo llamar “Olimpia de Gouges”.  Esto no le impidió criticar la organización social del Antiguo Régimen, así como la entrada forzada de mujeres en los conventos, la desigualdad fiscal, la explotación colonial y la esclavitud.

 

19 11 24 CS La altiva verdad en la guillotina 1

 

Cuando estallo la Revolución Francesa, comenzó a redactar escritos polémicos: panfletos, discursos, artículos periodísticos y ensayos.  Dirigió el periódico El Impaciente y creo la Sociedad Popular de Mujeres, cuyos clubes políticos fueron cerrados por la Convención (institución principal de la Primera República Francesa, de carácter constituyente, que concentró los poderes ejecutivos).

 

Reclamó para la mujer derechos políticos (votar y ejercer cargos públicos) y derechos civiles (educarse, poseer y administrar propiedades, etc.).  Defendió el de las mujeres a hacer política públicamente y afirmó: “Las mujeres tenemos el derecho de subir a la tribuna, si lo tenemos a subir a la horca”.  Partidaria del divorcio, consideró que el Estado debía proteger a las madres y a sus hijos, así como a los desocupados y a los mendigos.  Propuso crear una guardia armada femenina, al estilo de la Guardia Nacional.

 

Elaboró una “Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” (1791), convencida de que los derechos ganados durante la revolución debían ser para todos.  Era firmemente precursora de la división de poderes y de una monarquía moderada.  Por eso, se opuso a la condena a muerte del rey Luis XVI y de su esposa e hijos, porque creía que incrementaría la violencia.  Siendo partidaria de los girondinos, advirtió sobre los riesgos de la dictadura criticando duramente la política de Robespierre y Marat.  Ese partidismo, después de que estos fueran eliminados de la escena política en junio de 1793, causó su detención en agosto de ese año bajo la acusación de ser la autora de un cartel a favor de ellos.  En prisión fue herida y padeció serias infecciones que lograron su traslado; y para que su detención le fuera más soportable, empeñó sus joyas.

 

19 11 24 CS La altiva verdad en la guillotina 2 Declaration

Declaration

 

En prisión reclamó sin descanso ser juzgada para poder defenderse de las acusaciones y evitar al Tribunal Revolucionario.  Su arma eran los panfletos y a ellos acudió por su causa.  Olimpia fue llevada ante el Tribunal Revolucionario sin poder disponer de abogado.  Se defendió con valor e inteligencia en un juicio sumario que la condenó a muerte por haber defendido un estado federado.  La consideraron realista y traidora a la revolución, por lo que fue condenada a morir en la guillotina en noviembre de 1793.

 

Pero durante las revoluciones de 1848, las mujeres de Europa recogieron su testimonio para reclamar el sufragio femenino, demostrando que su obra y el sacrificio de su propia vida no habían sido en balde.  Logrando después, que muchas mujeres alrededor del mundo ejercieran ese derecho de plena libertad de nuestras facultades.

 

Aun hoy, después de 226 años de su muerte, esta pionera de los derechos femeninos que acabó en la guillotina por sus verdades, deja a los cientos de generaciones de mujeres que le siguieron, el preciso testimonio de sus escritos.  Y que con ¡Despierta, mujer! frase con la que empieza el epílogo de su famosa Declaración de Derechos de las Mujeres y Ciudadanas, nos sigue alentado a romper las cadenas y luchar por nuestros derechos.  Logrando que nuestras hijas y sus hijas puedan gritar agradecidas lo que tanto nos ha costado conseguir.

 

 

por Candela Saldaña - 16 oct 2019

 

Existe en el diccionario una palabra tan controvertida y evocadora que su sola mención conjura una gran profusión de imágenes y sensaciones; esa palabra es “brujería”.  Durante el período de la baja Edad Media, el cual duró diez siglos, las brujas eran consideradas como hechiceras.  Elaboraban pócimas, predecían el futuro, provocaban el naufragio de barcos y eran las culpables de las tormentas de viento.  Para el resto del mundo, estas eran razones suficientes para justificar su persecución y ejecución en la hoguera; eran consideradas como instrumento del caos y autoras de todos los males.  Entonces, se creía que el único modo de librar al mundo de tal malignidad era por medio del fuego purificador.

 

Esta tarea estuvo a cargo de la Iglesia Católica Apostólica Romana de la Edad Media, con la introducción, de la llamada Santa Inquisición, en 1184.  La cual fue un sistema de medidas represivas de orden espiritual promulgadas simultáneamente por el poder eclesiástico, en defensa de la ortodoxia religiosa y del orden social, amenazados por las doctrinas de la herejía.

 

Por esta razón, la Santa Inquisición dictaminó un texto llamado Malleus Maleficarium (“El Martillo de las brujas”) que representó para la época un verdadero registro de la existencia de brujas y las maneras efectivas de su eliminación.  Esta mitigación de la maldad debía ser por medio de procedimientos de tortura o muerte en la hoguera.  Las principales víctimas de la aplicación de este tratado fueron las mujeres, ya que el texto estaba impregnado de una profunda misoginia.

 

19 10 17 CS Divino aquelarre 2

 

Para obtener la confesión de las brujas que se mostraban reacias a hablar, se inventaron muchos instrumentos de tortura.  Algunos implementados durante la época fueron el garrote vil, la doncella de hierro, la máquina aplasta senos y muchos otros más.  El método de tortura mayormente utilizado, y a la vez el más controversial, fue el de la silla de las brujas de Gamber, la cual estaba fabricada en hierro y cubierta de clavos.  El acusado era obligado a estar sentado en la silla, mientras esta se calentaba al rojo vivo.  A la consiguiente confesión solía seguir la ejecución en la hoguera; pero en algunos condados de Inglaterra se recurría al ahorcamiento en plazas públicas.  Se llevaron a cabo un gran número de juicios y procesos para identificar a muchas mujeres como practicantes de brujería.

 

En Europa, el terror de la herejía se convirtió en una epidemia y se alcanzaron las cifras más altas de procesos contra brujería y prácticas de tortura.  Señores feudales y campesinos se convirtieron tanto en acusadores como en acusados.  La obsesión paranoica alcanzó proporciones inmensas.

 

Como se promulgaba que por una antigua tradición las brujas sobrevivían si estaban unidas bajo una fuerte autoridad y se organizaban en aquelarres de 12 miembros, en algunas ciudades la población femenina fue prácticamente exterminada.  Fueron tantos los afectados a medida que pasaba el tiempo en la Edad Media que, sobre todo en aquellos pequeños pueblos donde no existía ningún tipo de autoridad, los mismos habitantes se encargaban de matar a aquellos que ellos sospechaban del algún tipo de sacrilegio.  Estudios actuales, han demostrado que a lo largo de la Edad Media más de 100.000 mujeres fueron condenadas; y en torno a este número, 50.000 ejecutadas.

 

19 10 17 CS Divino aquelarre 3

 

Con la instauración de la Santa Inquisición se dejó de pensar en las brujas como hechiceras que adoraban a la madre naturaleza y que se encontraban arraigadas a los poderes curativos de la tierra, sino más  bien a caracterizarlas como esclavas de Satán.

 

Según la Iglesia, las mujeres eran las que mayor contacto tenían con estas prácticas debido a que sucumbían fácilmente a la maldad del diablo y a los placeres carnales que este les ofrecía.  Para incrementar la creencia y el temor del pueblo, la Iglesia definió a la brujería como herética e inició una desmedida persecución de 1000 años.

 

Diablos, brujas y hechiceros eran los que atentaban contra la fe y la ley divina que enarbolaba el cristianismo.  Para combatirlos, no solo era necesario que dieran por sentado su existencia, sino también contar con todos los medios para exterminar su influencia sobre la vida de las personas.  Esta malignidad culminaría con el juicio final emanado por el fuego de los ángeles divinos, quienes castigarían las almas pecadoras y adúlteras de estas herejes bajo la intensa mirada acusadora de la Santa Inquisición.

 

 

por Candela Saldaña - 06 nov 2019

 

En el verano de 1967 nacía el movimiento hippie, haz el amor y no la guerra, a favor de la naturaleza y los movimientos idealistas.  Su centro fue San Francisco, en la Costa Este de Estados Unidos; teniendo como lema las flores, aquellas pacíficas flores.

 

El amor y la paz eran los principios de este movimiento contracultural que se extendió por toda Europa, América Latina y Oceanía.  El sentido general del movimiento hippie era el de un anarquismo no violento que defendía la subjetividad y la creatividad y que tomaba la defensa de grupos oprimidos, como los pueblos originarios y las personas de color.  No estaban adheridos a ninguna organización o partido político.  Y rechazaban al Estado nacionalista y militarista, así como la vida urbana excesivamente tecnificada y a la sociedad de consumo capitalista.

 

19 11 11 CS Asegurate de llevar flores en el pelo 1

 

Para escapar de las reglas impuestas por la sociedad, los hippies optaron muchas veces por la vida en comunas autogestionadas, que buscaban autoabastecerse.  Allí se defendía la libertad sexual, siendo la consigna el “Amor libre”: no existían las jerarquías, se privilegiaba el placer antes que lo utilitario y se abrió el camino a las relaciones sexuales entre diversos grupos étnicos y a las reivindicaciones de los homosexuales.  También fueron lemas de este movimiento el “FlowerPower”, el poder de las flores, ya que los hippies se identificaban como la generación de la flor por su condena a la violencia y la guerra; la cultura “Underground” como movimiento de resistencia a la autoridad, y la “Psicodelia”, un neologismo formado por las palabras en griego psique (alma) y delomai (manifestar).

 

A diferencia de otros movimientos juveniles, los hippies planteaban una contestación global al sistema de valores de la época, y son los grupos musicales los encargados de difundir los lemas y la estética de una forma de vida completamente diferente.  Los revolucionarios años 60 estuvieron marcados por cambios culturales que dejaron “toda una generación/con una nueva explicación:/gente en movimiento” (San Francisco, 1967).

 

19 11 11 CS Asegurate de llevar flores en el pelo 2

 

Por esta razón, uno de los fenómenos más característicos fueron los festivales de música a los que los hippies concurrían masivamente.  Como el que tuvo lugar en San Francisco, llamado “El verano del amor” de 1967; Monterrey, en el mismo año; y Woodstock, el más famoso festival hippie, en 1969, bajo el título de “Tres días de paz y amor”.

 

Este último reunió a medio millón de personas y a los artistas más emblemáticos para el movimiento: Jimi Hendrix, Joan Baez, Janis Joplin, Sly and TheFamily Stone, Creedence Clearwater Revival y muchos otros.  Estos festivales significaron banderas pacifistas que ondeaban al viento.  Factores como las protestas contra la guerra del Vietnam, formaban parte de la realidad cotidiana e impregnaban el ambiente de tensión y nerviosismo.  En una época políticamente cargada y de una manera instantánea, Monterrey, Summer of love y Woodstock se convirtieron en un canto a la paz, al amor y a la solidaridad.

 

Los años ‘60 estuvieron marcados por fuertes acontecimientos que provocaron cambios en la sociedad.  Y en ese entonces, la nueva generación era arropada por estrellas del rock and roll, únicamente armados con guitarras y poesía, que mostraban su rechazo a la guerra.  Leyendas eternas que en aquellos días elevaron la música al infinito, haciendo que la humanidad se estremeciese.;

 

San Francisco, por Scott McKenzie: https://youtu.be/7I0vkKy504U

 

por Candela Saldaña - 07 oct 2019

 

A fines del siglo XV, muchos reinos europeos abandonaron su ya conocido marco geográfico y, en temeraria aventura, se lanzaron a través del mar en busca de nuevos horizontes.  Esta época de descubrimiento se dio como resultado de una serie de intereses, particularmente compartidos entre aquellos reinos europeos, que buscaban la ilustración tanto de sus mentes como el de su ego para la historia de sus territorios.

 

Entre las causas de estos descubrimientos geográficos se podrían mencionar: los intereses económicos, ya que se buscaba principalmente, rutas comerciales y puertos mediterráneos; y el afán de aventuras y el interés de propagar la fe, ya que los españoles y portugueses se destacaban por sobre todos los navegantes de la época en tener fervientes deseos de evangelizar nuevas tierras.

 

España y Portugal fueron los reinos pioneros en los viajes de exploración, a los que luego se sumaron Inglaterra y Francia.  Estas expediciones recorrieron las costas africanas, asiáticas y americanas.  Los marinos portugueses buscaban una nueva ruta para llegar al Asia, bordeando África y adentrándose en el océano indico.  Gracias a estas búsquedas, lograron mantener estrechos contactos comerciales con India, China, Indonesia y Japón.

 

Entretanto, la monarquía castellana había conquistado las islas Canarias, en el Atlántico, frente a las costas de África.  A partir de la propuesta de Cristóbal Colón, la monarquía española financió viajes que intentaron llegar a Oriente “dando la vuelta” por el Oeste.

 

19 10 07 CS El surgimiento de un mundo nuevo 2

 

Cristóbal Colón, quien fue un navegante al servicio de la Corona de Castilla, efectuó la expedición de descubrimiento del continente americano.  Realizó cuatro viajes de expedición entre los periodos de 1492 a 1503, recorriendo las Antillas, el Caribe y las costas de América Central.

 

La histórica primera expedición se realizó el 3 de agosto de 1492 habiendo zarpado desde el Puerto de Palos de Monguera a las ocho de la mañana del día viernes.  Colón comandaba la “Santa María”, una nao que era la más grande y lujosa, pesaba 225 toneladas y medía más de 30 metros de largo.  A diferencia de las carabelas “La Pinta” y “La Niña”, que desplazaban 150 toneladas y medían alrededor de 20 a 25 metros de largo.  De la expedición participaron probablemente de 90 a 100 hombres; ninguna mujer ni religioso formó parte de la tripulación.

 

A las diez de la noche del jueves 11 de octubre Colón divisó una pequeña luz; y el 12 de octubre, un marinero de La Pinta, Juan Rodríguez Bermejo, conocido por el nombre de Rodrigo de Triana, dio el ansiado grito de “¡Tierra!”.

 

Los intrépidos navegantes desembarcaron en una isla que sus habitantes llamaban Guahanani, pero que Colón denominó San Salvador, convencido de haber llegado a Asia.  E inició inmediatamente la búsqueda de las tierras del Gran Khan y sus riquezas.  Como era lógico, no encontró botín alguno.  Más bien, dio cuenta de una sociedad agraria perfectamente avanzada, basada en el cultivo de maíz, la mandioca y el algodón, incluyendo otros importantes cultivos como el maní, la pimienta, la piña, la batata y el tabaco.  Tanto españoles como nativos intercambiaron productos pacíficamente, pero aquellos no tenían posesiones de oro, principal producto que buscaban los españoles.

 

19 10 07 CS El surgimiento de un mundo nuevo 3

 

Colón decidió entonces realizar otras exploraciones por la zona que le permitieron descubrir las islas de Concepción, Fernandina e Isabela,  nombradas en honor a los reyes de la Corona española.  En la mañana del 28 de octubre descubrió la isla de Cuba, a la que llamó Juana por la heredera del reino de Castilla.  El 6 de diciembre llego a Haití a la que denomino La Española.  En la noche de Navidad, las corrientes arrojaron a la Santa María sobre un banco de arena, destruyéndola.  Con los restos de la nao decidió construir un fuerte; y en diez días de trabajo estuvo terminada la primera fundación española en América: la villa de la Navidad.  Allí dejo una guarnición de 39 voluntarios al mando de Diego de Arana, y en enero de 1493 Colón emprendió el regreso en La Niña.  El 15 de marzo de ese mismo año arribó al puerto de Palos, de donde había zarpado con esperanzas e ilusiones un año antes para hacer historia.

 

La llegada de Cristóbal Colón a América es considerada como uno de los momentos más importantes de la historia universal.  Ya que abrió paso a la conquista de este nuevo mundo por parte de Europa.