por Daniel Martos - 13 abr 2021

 

Recuerdo... con cierta añoranza, cuando en las viejas revistas de Patoruzú y su troupe se anunciaban los cursos para ser “detectives privados”.  Aunque no tengo presente la institución que los dictaba, lo cierto es que, si alguno o alguna de ustedes, queridos y queridas lectoras, especialmente quienes son coetáneos míos, hubieran estudiado esta “carrera”, hoy posiblemente estarían con una merma considerable en su actividad: ¡vaya si bajó el trabajo para los investigadores últimamente, gracias a que la pesquisa sobre las personas se facilita mucho con internet!

 

Tu perfil en la web

Cuando alguien: un posible empleador, un enemigo público declarado o sencillamente alguien que se ha enamorado de vos desea averiguar todo los que pueda sobre tu vida, seguramente recurrirá a stalkearte en google (con solo escribir tu nombre y apellido… y si conoce algo de búsquedas avanzadas, lo hará entrecomillado) o en las redes sociales, y leerá los primeros resultados que le brinda el buscador.

 

Primero, probablemente le mostrará la entrada con tu usuario en Linkedin (si alguna vez abriste un perfil allí), luego tus otras redes sociales; y por último, las demás páginas donde figuran entradas tuyas: foros de internet, notas en blogs, comentarios sobre vos que hayan hecho otras personas.  Por lo cual te sugerimos que las imágenes más “comprometedoras”, las compartas con la opción “solo mis amigos”.

 

Herramientas más específicas

Pero algunos más curiosos, podrían valerse de otras herramientas para poder buscar mayor información.  Alguien realmente interesado en obtener información más completa, podría pagar el dólar que pide a cambio de ella el sitio web www.spokeo.com, para recopilar en un resumen todo lo que ha encontrado con tu mail o teléfono.

 

Herramientas más específicas, como Mention, permite configurar alertas para que cada vez que alguien te menciona (o a una persona o marca de interés tuyo) te avise; y también podés acceder a un informe donde te indica quiénes mencionaron tu nombre o usuario en internet.

 

Ahora si alguien quisiera saber tu situación, digamos, “crediticia”, no le sería complicado.  Bastaría con que contara con tu CUIT (o lo obtuviera buscándolo en dateas.com o cuitonline.com) e ingresase en http://www.bcra.gob.ar/BCRAyVos/Situacion_Crediticia.asp, para que pudiera ver el monto que debés en tarjetas; y tu situación de estado de las deudas, de normal a “en litigio”.

 

Derecho al olvido

Si te pusiste a investigar lo que en internet aparece sobre vos -estimo que muchos de nuestros lectores lo están intentando en este momento- y no te gusta lo que encontraste, siempre tenés la posibilidad de gestionar, aunque no podemos asegurarte que tengas éxito rotundo, aplicar lo que se conoce en leyes e informática como “derecho al olvido”.  Que no es más que solicitar a los principales buscadores que eliminen de sus resultados de búsquedas, lo vinculado a tu persona que preferís que no aparezca.

 

Para ello, te dejamos los siguientes enlaces:

-En Google, deberás dirigirte a https://support.google.com/legal/troubleshooter/1114905?hl=es y completar los pasos para solicitar el retiro de la información “comprometedora”.

-Bing tiene una herramienta similar, pero en principio solo se aplica a la información que puede aparecer en los países vinculados a Europa.  Lo podés encontrar en https://www.bing.com/webmaster/tools/eu-privacy-request

-En el caso de las redes sociales, como Facebook e Instagram, ejercer este “derecho al olvido” implicará directamente eliminar la cuenta, en https://www.facebook.com/login.php?next=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fhelp%2Fdelete_account%3Fshow_form%3Ddelete_account 

 

Todas estas herramientas permiten ver, analizar y remover la información “pública” que aparece en internet, es decir, la que puede ser vista por cualquier persona sobre los datos de los demás.  Pero eso no es todo: hay mucha información sobre vos que los servicios de las grandes empresas de Internet (como Google y Facebook, por ejemplo) almacenan sobre TODA tu actividad que realizás online.  Por ejemplo, podés averiguar más de lo que Google sabe sobre vos (y administrarlo) en https://takeout.google.com/?pli=1

 

¡Hasta la próxima nota!