por C. Fernández Rombi – 13 dic 2019

 

La reunión con los vecinos estaba programada para este sábado a las 17 hs.  Lugar: el salón de la Sociedad de Fomento del barrio.  El tema: la inseguridad barrial en aumento.  Anfitriones: la Comisaría y el Delegado del Municipio de Lomas de Zamora.

 

Pasadas las 18 horas (ya algunos se han retirado, decepcionados o aburridos) se hace presente el Sub Delegado Municipal a solicitar un poco de paciencia: “La señora Comisaria y el  señor Delegado se han demorado en un acto en el centro de Lomas, llegarán en unos minutos”.

 

Miro a mi alrededor ya con ganas de rajarme.  Somos –calculo- unos veinte vecinos, no más.  Y es ese el momento justo en que dos autos se detienen en la puerta de la Sociedad.  Hay algunos suspiros de alivio (es evidente que otros ya estaban pensando en el raje igual que yo) ante lo que creímos es el arribo de las autoridades…  ¡No!  Seis muchachones –un séptimo queda de campana en la entrada-, algunos con armas de fuego y otros, sólo con la cara puesta en modo afano.  Luego de hacernos saber que nos están robando, se llevan sin demasiada prolijidad lo que encuentran.  Dinero de bolsillo, relojes, celulares y algunas carteras de mujer.  Total, no más de 5’.

 

Los  veinte vecinos, estafados y robados por los unos y los otros, coincidimos: ¡la reunión fue un fracaso!