por Daniel Martos - 20 sep 2022

 

Como le pasó a la reina Isabel II, la implacable certeza que tenemos todos los seres vivos es que en algún momento vamos a dejar de estarlo: más allá de las creencias particulares de cada cual, queridos lectores, creo que estamos de acuerdo en que nuestra vida en este mundo tiene un inexorable paso por la muerte.

 

Si llegaste a este segundo párrafo, y dada la temática un tanto filosófica que abordamos esta vez, quizás estés dudando si entraste en la columna que querías leer de nuestro sitio. Pero no, ¡Internet también tiene sus ciclos!

 

Tal vez sea por la tan esperada pospandemia, por la crisis económica global enmarcada en una guerra foránea o por un mal cálculo de sus respectivos CEO, pero lo cierto es que este tercer trimestre del año vino con el cierre de algunas empresas de servicios web bastante importantes.

 

Aulas (virtuales) vacías

Uno de los que nos sorprendió al anunciar -con correcta antelación- que cerraba sus puertas por problemas financieros y discontinuaba su servicio fue Edmodo. Esta plataforma, durante una década y con mucha mayor utilidad durante la pandemia de covid-19, posibilitó el intercambio asincrónico de material entre docentes y estudiantes.

 

Su sitio informa con total sinceridad: “Hemos descubierto que ya no es viable para nosotros mantener el nivel de servicio que se merece y del que podemos estar orgullosos”.

 

Luego de este cierre, queda para los internautas las opciones de Google Classroom y Microsoft Classroom (ambas gratuitas, con diferentes utilidades en cada caso). Pero la partida de Edmodo dejará fuera a un jugador que supo combinar experiencia de usuario, seguridad y eficacia.

 

A Shoppear en otro lado

Otro que la vino a “cancherear” en nuestro país, pero se nos fue demasiado pronto, fue el portal de compras Shopee, que el mismo día que cerraba (las especulaciones son varias, pero posiblemente no quisieron adelantar su partida para no evidenciar ante su plantilla de empleados tamaño cimbronazo) envió a clientes y vendedores un mailing tan corto como impactante donde avisaba del fin de sus operaciones.

 

Si bien esta situación dejó boquiabiertos a muchos sellers de la plataforma, y generó diferentes tipos de apreciaciones que vinculaban a la misma con la inestabilidad del país, lo cierto es que este portal de origen chino pareció repetir el modus operandi que había seguido en India, Francia, y España: ocho a diez meses de prueba, para luego interrumpir sus servicios.

 

El lamento de los sellers vino por el lado de las expectativas que había generado al presentarse como un jugador de gran impronta, que venía a disputarle a Mercado Libre el liderazgo del ecommerce. Pero como vimos, fue un viento pasajero que no movió, al menos hasta hoy, el amperímetro del mercado.

 

22 09 20 DM Réquiem para varios 1 Cartel de shoppe avisando que se va del país

Cartel de Shoppe avisando que se va del país

 

¿Y la guita, dónde está?

Educación... negocios... Varios rubros de servicios web, fueron los afectados por estos cambios. Pero hay uno sensible que afecta a todos: ¡the money!

 

Con el crecimiento exponencial de Mercado Pago, las entidades bancarias tuvieron que unirse y desarrollar una herramienta que les permitiera fortalecerse para no seguir perdiendo terreno frente a ese fuerte competidor. De esa forma, a través de Prisma medios de pago coordinaron el año pasado la creación de una billetera virtual en formato de app móvil donde se reuniesen diferentes tarjetas para facilitar un pago multimodal. Dando origen a Modo.

 

22 09 20 DM Réquiem para varios 1 Modo la respuesta de los bancos ante Mercado pago

Modo, la respuesta de los bancos ante Mercado Pago

 

Pero al desarrollar una solución interbancaria, las herramientas propias de cada entidad perdieron la esencia de su existencia, volviéndose inviables financieramente, lo que fue el fin para las apps y passarellas de pago como Todo Pago, Ank y Bimo.

 

No obstante, como canta Drexler, “Nada se pierde, todo se transforma”. Probablemente, y ojalá así sea, estas partidas no hagan otra cosa que hacer espacio para que nuevos servicios vengan a ofrecernos más y mejores alternativas para nuestra experiencia de navegantes web.