por Daniel Martos - 11 jun 2022

 

En los últimos meses del año pasado, tuve que realizar un reclamo ante Defensa del consumidor, por un producto que había adquirido en una cadena de venta de electrodomésticos, y fue así como me encontré participando de una etapa de mediación... ¡online!

 

Tuve la grata experiencia de haber transitado ese proceso, que llegó a buen puerto, con un mediador vinculado al COPREC (Servicio de Conciliación Previa en las Relaciones de Consumo), Jorge Yunes, quien con mucha disposición me ayudó a mí y a mi contraparte, a arribar a un acuerdo.

 

Como fue tan efectiva y agradable la experiencia, le propuse compartir una entrevista, para dar a conocer este importante servicio que, como muchos otros colegas suyos, presta a la sociedad. La comparto con ustedes:

 

Daniel Martos: ¿En qué etapa de tu carrera profesional decidiste dedicarte a la mediación prejudicial y por qué?

Jorge Yunes: ¡Qué pregunta para comenzar! Gracias por esta introducción. La semilla fue dando fruto a su tiempo. Al finalizar la carrera tuve que rendir una materia para completar los puntos y recibirme de abogado. Recuerdo que me anoté en Métodos Alternativos y fue casi un amor a primera vista. Al salir tuve un recorrido muy sinuoso, me alejé del litigio todo lo que pude y comencé a vincularme con la publicidad, con la tecnología y la negociación. A mediados del 2014, conocí a dos colegas que me motivaron a preparar el exámen. Mis desconocimientos del litigio me preocupaban mucho, ya que por regla general muchos llegan a la mediación luego de pasar años litigando y para dar un cambio de aire profesional.

No fue mi caso. Llegaba a los cursos con la desventaja de no haber litigado antes en un divorcio, o hacer un “alimentos”. No había realizado ninguna demanda y llegaba a la mediación para conciliar, para aprender a conducir un diálogo. Algunos luego me dijeron que esa "desventaja" podría transformarse en una ventaja y creo que lo fue. Hice los cursos y aprobé el exámen, según dicen mis compañeros, con una de las evaluadoras más "picantes" que tiene el ministerio.

Me dediqué a la mediación y a la conciliación de consumo, así te conocí en plena pandemia. Amo escuchar a las partes y poder ayudar a construir narrativas a partir del conflicto que traen las partes a la mesa de negociación. Soy un fundamentalista del diálogo y apasionado de la escucha empática. Creo mucho en la mediación como una herramienta, no sólo para evitar el litigio, sino como una verdadera herramienta de paz social y de re-aprender a comunicarnos con el otro.

 

DM: De acuerdo a tu experiencia y conocimientos, ¿qué porcentaje de las acciones judiciales estimás que se resuelve en la etapa de mediación?

JY: Es otra excelente pregunta. Generalmente, se contesta en función de la tasa de acuerdo que hay. Se cree que cuando con la obligatoriedad de la ley se instaló en 1994 o 1995, ese año bajaron un 30% de causas en el sorteo de demandas. Con el tiempo, te diría que también se resuelve mucho en una audiencia 360 (o preliminar), donde si bien ahora están frente a un Juez, hay una "cuasi conciliación entre las partes". Claro que ahora no está ese tercero neutral que tiene toda mediación, pero también es un espacio donde las partes negocian. No podría hoy darte un porcentaje, porque esos datos los maneja el Ministerio de Justicia, pero como aproximación te diría que depende mucho de la cuantía, la prueba, de lo que quieran las partes y también de los letrados. En mis últimas mediaciones he visto letrados movilizados mucho más por el litigio que por la negociación en la mediación.

 

DM: Sos abogado y mediador, ¿cuál de ambas facetas de la profesión te ha traído más satisfacciones y por qué?

JY: Ser mediador, sin lugar a dudas. Es una profesión de tender puentes, de generar encuentros, de desestabilizar relatos y buscar construir historias alternativas a partir de las narrativas que traen las partes. Me gusta ser mediador por esa sensación que me aborda en cada caso de transformar mi mesa en una hoja en blanco. Hoy la mesa se transformó en un zoom. Percibir a las partes, escucharlas, reconocerlas y luego poder invitarlos a un proceso de diálogo, donde no siempre el acuerdo es el objetivo. Muchas veces la mediación como proceso transforma a las partes al escucharse, a ver sus propias contradicciones y desde ahí conectan con el otro. Acompañar a las personas en ese camino es para mí un enorme privilegio y placer.

 

DM: En tu libro Conflicto Resuelto, afirmás que “Un gran problema se desata cuando queremos imponer la actitud conciliatoria limando las diferencias de cualquier tipo y a cualquier precio”. ¿Qué indicadores te permiten, en una mediación, inferir que la misma no llegará a un acuerdo y das por finalizada esta etapa?

JY: A primera vista, el indicador es el recurso disponible o la pretensión que cada parte trae a la mesa. Hay reparaciones que pueden darse y otras que no. Generalmente el mediador no finaliza un proceso, sino que son las partes que voluntariamente abandonan por diferentes motivos. Cuando la desigualdad de poder entre las partes es grande no hay mucho para mediar o si, por ejemplo, hay violencia. La finalización de la mediación depende en gran medida de las partes, rara vez un mediador decide terminar el procedimiento. A veces, se utiliza como recurso de tiempo; por ejemplo: “Estimados, la próxima audiencia será nuestro último encuentro. Les dejo como tarea que puedan revisar sus ideas junto a sus letrados y traigan a la próxima reunión las tareas realizadas para que podamos juntos conversar y poner un cierre a este procedimiento”.

El tiempo es otro indicador, sobre todo cuando los conflictos se prolongan y si no hay un trabajo activo hacia el futuro, solo se genera desgaste y el proceso deja de tener valor para cada parte. En una mediación, los protagonistas son las partes, no el mediador. Por eso, el indicador más importante es cuánto está progresando el diálogo y la conversación. Si no, el procedimiento no tiene mucho sentido de existir.

 

DM: ¿Son más difíciles de mediar los conflictos familiares o comerciales? ¿Por qué?

JY: Cada conflicto es único y prioritario para cada persona que llega a una mediación. Generalmente en CABA llegan los abogados pidiendo la fecha más próxima porque su cliente quiere tener la audiencia cuanto antes. Si me permitís, voy a reformular tu pregunta. Existen las mediaciones patrimoniales y aquellas que requieren una intervención en el vínculo: dos socios, dos hermanos, dos amigos, dos personas. Todo se trata de vínculos. Si bien las personas aparentan venir a resolver o dividir recursos, los vínculos, relaciones y estructuras familiares deciden y modelan todo el conflicto.

 

DM: En otro capítulo de tu libro, más espiritual, decís que “Necesitamos conocer más al Dios de la simultaneidad”.  ¿Cómo crees que podemos dedicar un tiempo a la espiritualidad en estos tiempos signados por la sobreabundancia de información y la efimeridad?

JY: Recuerdo muy bien ese capítulo: trabajar en una torre de control coordinando los aviones (aunque entiendo que eso hoy lo hace un sistema); y donde también se plantea la pregunta de cómo la liebre llegó al arca de Noé al mismo tiempo que la tortuga… El concepto de espiritualidad ha salido muy a flote en la pandemia, en los días de encierro. Creo que a todos nos llega ese momento para conectar con nuestra fe y nuestro propósito. La mejor manera de valorar nuestra espiritualidad es siendo agradecidos con lo que tenemos. En tiempos tan, pero tan difíciles, tener hoy alguien que te abrace, alguien con quien compartir un plato de comida caliente, alguien con quien salir a correr, es un montón. Me falta mucho camino por recorrer y siento que hay otras personas más preparadas para hablar de la espiritualidad. Yo simplemente estoy agradecido a Dios por conocerte y por esta hermosa oportunidad que me regalás de compartir un poquito de mi trabajo, mis ideas, mis sentimientos.

 

DM: Sé que estás trabajando en un nuevo libro. ¿Nos adelantás, a grandes rasgos, de qué tratará?

JY: Falta un largo camino todavía, pero no pierdo las esperanzas de recopilar mis apuntes, mis notas, mis recortes de realidad que cada diez o quince días suelo publicar en mis redes. Mi deseo es reeditar lo que ya escribí y darle un toque de empatía digital, repensar las narrativas, escribir más historias y todas aquellas cosas que a veces no me salen bien y quiero seguir mejorando. Escribo mucho sobre mis aprendizajes, sobre esos momentos donde no puedo movilizar a las partes y la mediación se cierra.

La virtualidad genera otros matices en cada encuentro que debo mixear con mensajes de Whatsapp, llamados y/o videollamadas, para acercarme y poder hacer sentir ese apretón de manos que ya no tenemos o ese saludo afectuoso que uno le daba a cada parte al recibirlo en su oficina. Entiendo que la mediación igualmente irá mutando a un sistema híbrido y que habrá experiencias que podrán ser en forma presencial en una sala de audiencias y otras que seguirán online por Zoom. Recientemente, una lectora de un país del norte, me escribió acerca de la segunda edición de mi libro: “Hola Jorge, te cuento que estoy emocionada, resolviendo y confrontando un gran conflicto recién ubicado. Tu libro está siendo de gran ayuda, pero aplicado a todos mis yos. Demasiado profundo. ¿No estoy tan loca como suena, o sí? Besos”. Feedbacks como estos mantienen mi llama encendida y si para ella el libro fue útil, todas las noches, madrugadas y tardes con mates, libros, música e historias escritas valieron la pena.

Gracias Daniel por la oportunidad e invitación. Espero ser útil a tus lectores.

 

Entrevistado:

Jorge Amado Yunes

Mediador / Conciliador

Celular: 11-3783-8709

YASS Consultores

 

 

https://ar.linkedin.com/in/jorgeyunes

por Daniel Martos - 28 abr 2022

 

En épocas tan bárbaras como la que estamos viviendo ahora -donde la lamentable ilógica de la guerra pseudoideológica rusoucraniana, con excusas de ser preventiva, ya tomó varias vidas y amenaza con prolongarse de una manera imprevisible- muchos dudamos de que el ser humano continúe en una línea ascendente constante o, si por el contrario, vuelve camino hacia la idiocia, con una edad mental que no se correspondería con una evolución.

 

No habiendo podido hallar una respuesta certera a ese interrogante, me parece más fructífero -quizá, también, más mundano- reconocer y avanzar en el análisis de otro tipo de desarrollo -informático, claro está- de vanguardia en las últimas décadas: la Inteligencia Artificial.

 

Qué es la Inteligencia Artificial

La Inteligencia Artificial es la habilidad de un dispositivo de emular las capacidades que los seres humanos tienen, como el razonamiento, el aprendizaje, la creatividad y la capacidad de planear.

 

Con riesgo de caer en un exceso de simplicidad, podemos compararlo con un aparato mecánico que, en base a experiencias previas, puede evaluar diferentes alternativas y seleccionar la más adecuada para el fin que se propone (o para el que lo programaron).

 

No exentos de polémica, algunos autores afirman que la primera máquina autocontrolada fue un regulador del agua que modifica su propio funcionamiento, pero sin un razonamiento previo. Fue construida en el 250 a.C., por Ctesibio de Alejandría.

 

De todas formas, el consenso mayoritario en la comunidad científica afirma que los primeros referentes históricos se remontan a los años 30 con Alan Turing, considerado padre de la IA, y que el punto de partida es el año 1950, precisamente cuando Turing publica un artículo con el título «Computing machinery and intelligence» en la revista Mind.

 

22 04 28 DM Inteligencia Artificial 1 Alan Turing pionero de la IA

Alan Turing, pionero de la IA

 

Ya está presente en la vida cotidiana

Varios ejemplos de la inteligencia artificial están ya presentes en tu vida, querida lectora o querido lector. Por ejemplo, los asistentes virtuales (en celular o pc), los traductores automáticos, las notificaciones del celular de acuerdo a diferentes contextos (temporales y/o geográficos); todos son claras muestras de estas funcionalidades. Como también lo son los “bots”, esos chats que existen en muchos sitios web, simulando una conversación con humanos; cuando en rigor de verdad, son programas preconfigurados informáticamente.

 

Las redes sociales son un lugar predilecto para el uso de la IA: tu experiencia de usuario está hecha totalmente a tu medida. A través de la secuenciación de un algoritmo, cada red social te ofrece la información que cree que buscás, para que así vuelvas a visitarla seguido.

 

Incluso, también tiene funciones que apuntan a una vida más sana. Por ejemplo, la app DayTwo utiliza un algoritmo para adaptar una dieta al microbioma y al metabolismo de un individuo, la cual, descubrieron, resulta mejor para controlar el azúcar en sangre que la dieta mediterránea, considerada una de las más saludables del mundo.

 

¡Pero también hacen arte!

Pero como decíamos al principio, no solo la mente humana dedica su capacidad al razonamiento: también ocupa su tiempo en el hermoso don de la creatividad. ¡Y la IA también quiere imitarla, especialmente en el campo creativo por excelencia: el arte!

 

Las investigaciones de Hiller e Isaacson (1958) con el ordenador ILLIAC constituyen el trabajo pionero más conocido de música por computadora. Su principal resultado es la Suite Illiac, un cuarteto de cuerda compuesto siguiendo el enfoque de resolución de problemas usando una metodología de “prueba y error”.

 

22 04 28 DM Inteligencia Artificial 2 Taryn Southern

Taryn Southern

 

Actualmente, Taryn Southern, una adolescente norteamericana, creó melodías vocales y escribió las letras del álbum de 8 canciones; la composición y la instrumentación la hizo completamente la inteligencia artificial. El álbum va camino a ser un éxito, lo que me hace pensar, ¿quién cobrará los derechos de autor?

 

En 2018, Artnet un sitio web de arte vendió a un coleccionista parisino la obra “El retrato de Edmond Belamy”, el primer cuadro hecho con un programa con IA del colectivo artístico francés Obvious, cuyo lema es “la creatividad no es solo para los humanos”. Para su creación, se alimentó al sistema con datos de 15 mil retratos pintados entre los siglos XIV y XX. La imagen que resultó tiene aires de la pintura del siglo XVIII, pero no se trata de una pintura sino de una impresión de tinta.

 

22 04 28 DM Inteligencia Artificial 3 El retrato de Edmond Belamy

El retrato de Edmond Belamy

 

Experimentando AI con Google

Si te apasiona el tema y te interesa probar directamente las implicancias de la vida artificial, el gigante de la G tiene tres opciones para que puedas experimentar la AI en tu PC. Paso a enumerarlas:

 

-Modo de Interacción: disponible en https://experiments.withgoogle.com/interplay-mode, es el primer recurso de la colección de Google para experimentar con Inteligencia Artificial. Consiste en hacer videos interactivos con IA, interactuando con el dispositivo.

 

-Sonidos de Pájaros: con este experimento de Google, miles de sonidos de pájaros podrán ser clasificados y visualizados mediante el aprendizaje automático. Entrando en este link: https://experiments.withgoogle.com/bird-sounds, podrás obtener el código de programación y comenzar a jugar con este tipo de Inteligencia Artificial.

 

-Máquina para enseñar: con este experimento de Google encontrarás una manera rápida y fácil de crear modelos de aprendizaje automático, sin necesidad de codificación. Aprenderás a entrenar a una computadora para que reconozca sus imágenes, sonidos y poses. Luego podrás exportar el modelo para los sitios y aplicaciones que quieras.  https://experiments.withgoogle.com/teachable-machine

 

Estos tres “experimentos” de Google figuran en la web en idioma inglés. No obstante, podés seleccionar, haciendo click derecho con el mouse en cualquier parte de esos sitios, la opción “traducir al español” para poder leerlo en tu idioma, gracias a otro uso de... ¡la inteligencia artificial!

 

 

por Daniel Martos - 01 ene 2022

 

Ya casi terminando el año, a horas nomás de que comiencen 365 días llenos de posibilidades y noticias por descubrir, viene bien repasar algunos de las grandes novedades que nos dejó el 2021 en materia informática.

 

WhatsApp sin celu... o casi

Una de las grandes funcionalidades que los (millones de) usuarios de Whatsapp esperamos durante mucho tiempo, era la posibilidad de utilizar dicho servicio de mensajería sin necesidad de vincularlo a una línea telefónica, solamente a través de una computadora.

 

El 2021 trajo como novedad una solución de la empresa que quería venir a satisfacer esta necesidad, pero se quedó a mitad de camino: hoy por hoy es posible utilizar whatsapp desde computadoras sin que el celular esté prendido, pero sigue siendo un requisito el que la cuenta esté asociada a un número telefónico.

 

Si bien esta es una solución a medias, cabe destacar que desde que está disponible la conexión remota, se puede utilizar una misma cuenta en hasta 4 pcs simultáneamente, sin que se requiera cerrar la sesión en las otras 3 computadoras.

 

Meta (con el) verso

Otra gran novedad que nos dejó el año que se va, es un anuncio de Mark Zuckerberg del proyecto de Facebook (ahora llamado Meta, como empresa global): la generación de un espacio, símil red social, de realidad virtual, donde todos los usuarios a través de sus propios avatares, podrían coexistir, viajando, intercambiando relaciones y bienes, de forma virtual.

 

De esta forma, según lo que el empresario señala, podríamos estar reuniéndonos, en una suerte de experiencia inmersiva, con otras personas que estén en el otro lado del planeta, en una reunión “presencial” (o lo más parecido a ello que pudiera ser) a través de este sistema de realidad virtual, al que llamó “metaverso”.

 

A decir verdad, desde esta columna pensamos que el proyecto (una novedad con el fin de levantar el precio de sus acciones, en una acción de relaciones públicas) está en un estadío muy primigenio. Por lo que se necesitará, ojalá nos equivoquemos, al menos una década en desarrollarse.

 

Marketplaces: le surgen competidores, pero ML muestra músculo

Otro de los grandes temas de este año fue el sostenido crecimiento del ecommerce en nuestro país y en el mundo.

 

En la Argentina, si bien Mercado Libre está desde hace varios años consolidándose en este rubro como líder indiscutido, la rentabilidad que genera obviamente tienta a otras empresas a instalarse y buscar disputarle algo de mercado.

 

Hace algunos meses hicimos un racconto rápido de los posibles competidores que siguen los pasos del gigante Mercado Libre, como Tienda nube, Tarjeta naranja y otros. Pero la gran novedad, a horas de comenzar el nuevo año, es la llegada para el mes de enero de un gigante asiático: se trata de Shopee, quien comenzará sus actividades en el primer mes del año.

 

Sobre el cierre... le mojaron la oreGa

Ya casi terminando el año, nos asombramos con la noticia de que Google ya no es el sitio más visitado en el mundo: fue destronado por Tik Tok. Según un reporte elaborado por la firma Cloudfare, TikTok.com fue la dirección de mayor tráfico en 2021, por delante de Google.com y de Facebook.com. ¡Sorprendente!, ¿verdad?

 

Aprovecho al término de esta nota, para desearles un excelente 2022, lleno de paz, alegría y salud. ¡Hasta la próxima!

 

 

por Daniel Martos - 01 mar 2022

 

Uno de los rasgos distintivos de este mundo tan global y cambiante, ha sido en los últimos años la fuerte inclinación hacia la profesionalización en todo lo referente al mundo digital. Lo que se traduce, cual círculo virtuoso, en una mejora continua de las producciones que circulan en internet. E independientemente de la finalidad que estas persigan: publicitaria, lúdica, snob, educativa, solidaria o empresarial.

 

Y como desde esta columna nos gustan, quizás excesivamente, las tendencias, creemos que es una buena oportunidad para hablar de una de las redes sociales más renombradas. De hecho, cuando buscás a una persona en Google, su perfil en ella es uno de los primeros resultados de búsqueda. Pero en general, es poco comprendida; y también, poco utilizada.

 

Una Red Social Profesional

LinkedIn, que de ella hablamos, cumple ya dos décadas: fue fundada por Reid Hoffman en 2002. Con lo cual, en los “papeles”, es más longeva que Facebook (2004), Twitter (2006) y sobre todo, Instagram (2010). En pocos  años, la compañía se ha vuelto una de las más grandes de Silicon Valley, con 350 empleados y una marca reconocida a través de todo el mundo corporativo.

 

22 03 01 DM Un año para estar IN 1 Reid Hoffman fundador de LinkedIn

Reid Hoffman, fundador de LinkedIn

 

El objetivo de LinkedIn es claro, concreto, y eficaz: conectar a personas para hacer negocios. Ahora bien: siendo esta una columna en un medio periodístico, y no dedicada al mundo empresarial, el lector o la lectora pueden estar tentados de abandonar la lectura de esta nota, cosa que no recomiendo: hacer negocios no solamente es comprar y vender; y como mencionamos más abajo, tiene otras aristas para la vida diaria.

 

En tanto que LinkedIn es una red, te aconsejo que te des de alta, ¡y la uses activamente!, en el caso de que:

-Estés buscando clientes, proveedores o colegas

-Necesites encontrar personal, ¡o estés buscando trabajo! (sobre todo, esto último)

-Tengas la inquietud de desarrollarte profesionalmente: LinkedIn tiene varias opciones de cursos y certificaciones, algunas gratis, la mayoría pagas, pero podés valerte también de la participación en grupos de interés para mejorar tu curriculum y experiencia

-Busques realizar alguna acción solidaria y necesites sponsors o mentores

 

22 03 01 DM Un año para estar IN 2

 

Pero también para la vida

Aquí toda referencia que pueda dar sobre las implicancias en la vida cotidiana, pasan por la siguiente anécdota: la primer quincena de enero, luego de seis días sin luz por la impericia de una empresa distribuidora de energía (no viene a cuento aquí mencionar cuál), harto ya de tantos reclamos infructuosos, me di a la tarea de contactar personas con influencia en la misma, a través de LinkedIn. ¿El resultado? En menos de una hora recibimos un llamado telefónico donde nos aseguraban que en el día tendríamos luz; lo cual se concretó en menos de dos horas luego del llamado.

 

LinkedIn sirve para hacer negocios, como mencionaba, pero también para encontrar caminos alternos para la resolución de problemas de forma que uno ni imagina.

 

Parecidos a otras redes

En LinkedIn existen muchas formas de participar que la hacen similar a las otras redes sociales que conocemos. En ella podés contactar (el equivalente a “hacerte amigo” en Facebook) con personas, interactuar con sus posteos; crear y seguir páginas de empresas, participar de grupos y alimentar tu timeline con todo lo que consideres pertinente compartir.

 

Al igual que en Twitter, Instagram, y Facebook, el uso básico ¡aunque muy completo! de esta red es gratuito, y no tenés que invertir nada para participar de la misma, siempre y cuando no busques una herramienta avanzada para alcanzar tus objetivos.

 

Pero con características distintivas

LinkedIn integra diferentes opciones de pago que permiten obtener otros servicios como un buscador más efectivo, con más capacidad de detalle de filtrado, de personas de diferentes organizaciones, llamado Sales Navigator. Y otras con mayor cantidad de cursos certificados para destacar frente a otros postulantes a trabajos, y posibilidad de análisis de perfil, incluido en el plan LinkedIn Career.

 

Entre las herramientas gratuitas específicas de LinkedIn, se encuentra la posibilidad de saber cuan ranqueado está tu perfil respecto a la red en general, y otros colegas de su rubro laboral, que encontrás en https://www.linkedin.com/sales/ssi; participar en cursos con un tiempo gratis (limitado) con LinkedIn Learning; o postear anuncios gratuitos de empleo en https://www.linkedin.com/talent/post-a-job

 

 

por Daniel Martos - 15 nov 2021

 

Aunque no tod@s tengamos talentos escénicos, siempre fui de la idea de que tod@s tenemos talentos.

 

Arte, finanzas, jardinería, cocina, reparaciones de elementos, filosofía, idioma, ¡hasta sentido común! Todas estas ramas del pensamiento, con un poco de inspiración, otro de transpiración y algo de perseverancia, pueden ser espacios donde cada lector o lectora de Un Ratito Más pueda crecer y desarrollar todo un potencial muchas veces desconocido para sí mism@s, y de esa forma, poner tu talento en acción.

 

Ahora bien -y buscando correrme de la línea discursiva del comienzo, para evitar caer en un pseudo texto de autoayuda-, también creo que no hay mejor forma para explotar un talento que compartirlo en comunidad. (Hablando de comunidades, aprovecho para adelantarles que los grupos de Whatsapp darán paso a un nuevo concepto de “comunidades”, según informó Betainfo en este link). Y como esta columna es de Informática, creo que una excepcional forma para lograrlo es a través de los podcast.

 

Qué es un podcast

Cuenta la historia de Internet que los podcast nacen en 2004, como una  opción para las radioemisoras de poner a disposición de sus públicos sus programas en diferido. En ese entonces, cada radio podía poner sus emisiones en la web, y cada usuario o usuaria los podía descargar y escuchar a su conveniencia.

 

Un poco más acá en el tiempo, dos hechos comenzaron a darle un fuerte impulso a los podcast: la inclusión en 2012, por parte de Apple, de una serie de podcast radiales disponibles en sus teléfonos inteligentes; y en 2014, la creación en los Estados Unidos de una primera serie-documental de periodismo de investigación.

 

Si bien el término podcast también refiere al video, en general se ha masificado relacionándolo con piezas radiofónicas o sonoras.  Y aunque la audiencia de podcast más predominante se encuentra en los países de habla inglesa, de a poco comienzan en nuestros países a ganar masividad, especialmente en el público más joven.

 

En la Argentina existen podcast de los más variados temas. Para dar ejemplos de esa variedad disponible, los siguientes son algunos de los que yo escucho:

-La huella: de la Cámara Argentina de Comercio, con sugerencias para gestión de negocios.

-Hablemos de guita: un podcast de finanzas, más descontracturado y entretenido.

-Italiano en 7 minutos: para practicar un ratito del idioma.

-Levadura en la masa: un programa bien de nicho (lo hace un amigo de la Acción Católica Argentina).

 

Ante tanta diversidad de temas que existen en el ciberespacio, creo que todavía hay una mirada que realmente falta sumarse: la tuya.

 

Cómo armar tu propio podcast

Si estás pensando en que a través de tu voz te gustaría llevar tu inigualable, sorprendente y enriquecedora mirada a oyentes tan diversos que pueden encontrarse en el lado opuesto del planeta, te aliento aún más diciéndote que hacer podcast es bastante fácil.

 

Lo primero que tenés que tener en claro es sobre qué temática van a tratar tu serie de “episodios” (así suele llamarse a cada podcast individual); y al menos, haber decidido cuáles serán los primeros cinco contenidos sobre los cuales te vas a explayar.  Luego, decidir si vas a sumar a más miembros o no (pueden ser parte estable de tus podcast; o participar eventualmente, por ejemplo, en formato entrevista).

 

Las opciones para grabarlo, ya sea en una pc o en el mismo celular, son múltiples. Si lo vas a hacer desde el celular, hay infinidad de apps para el grabado de voz. Para Android, por ejemplo, se pueden encontrar en la Play Store, Voice Recorder; y en IOS, Voice Memos. Y varias más.

 

Después que hayas grabado las diferentes “partes” de tu podcast (no hace falta que sea de corrido, ya que las podrás unificar después), necesitás integrarlos en una sola pista, para la cual podés (mejor dicho, tenés que) valerte de una aplicación como Anchor (la cual es recomendable porque permite subirlos también directamente a Spotify), PodBean, o iVoox. Esta última tiene su propia plataforma donde subir los podcast.

 

Y conseguir audiencia

El paso siguiente, lógicamente, será dar a conocer tus podcast, lo cual en un principio correrá por medio de las redes sociales, los grupos de whatsapp en los que estés participando, y también los contactos de tus conocidos que se irán enterando por sugerencias de tus amigos.

 

Los primeros episodios, seguramente tardarán algo en difundirse, pero luego de algunas semanas, si tenés constancia en producirlos y difundirlos, lo más probable es que la masa crítica de oyentes irá en aumento.

 

Si te animás, apenas subas el primer episodio, contanos en el facebook de Un Ratito Más, compartinos tu podcast y lo difundimos con nuestros lectores: porque sabemos que tenés la posta, ¡armá tu podcast!