por Daniel Martos - 13 abr 2021

 

Recuerdo... con cierta añoranza, cuando en las viejas revistas de Patoruzú y su troupe se anunciaban los cursos para ser “detectives privados”.  Aunque no tengo presente la institución que los dictaba, lo cierto es que, si alguno o alguna de ustedes, queridos y queridas lectoras, especialmente quienes son coetáneos míos, hubieran estudiado esta “carrera”, hoy posiblemente estarían con una merma considerable en su actividad: ¡vaya si bajó el trabajo para los investigadores últimamente, gracias a que la pesquisa sobre las personas se facilita mucho con internet!

 

Tu perfil en la web

Cuando alguien: un posible empleador, un enemigo público declarado o sencillamente alguien que se ha enamorado de vos desea averiguar todo los que pueda sobre tu vida, seguramente recurrirá a stalkearte en google (con solo escribir tu nombre y apellido… y si conoce algo de búsquedas avanzadas, lo hará entrecomillado) o en las redes sociales, y leerá los primeros resultados que le brinda el buscador.

 

Primero, probablemente le mostrará la entrada con tu usuario en Linkedin (si alguna vez abriste un perfil allí), luego tus otras redes sociales; y por último, las demás páginas donde figuran entradas tuyas: foros de internet, notas en blogs, comentarios sobre vos que hayan hecho otras personas.  Por lo cual te sugerimos que las imágenes más “comprometedoras”, las compartas con la opción “solo mis amigos”.

 

Herramientas más específicas

Pero algunos más curiosos, podrían valerse de otras herramientas para poder buscar mayor información.  Alguien realmente interesado en obtener información más completa, podría pagar el dólar que pide a cambio de ella el sitio web www.spokeo.com, para recopilar en un resumen todo lo que ha encontrado con tu mail o teléfono.

 

Herramientas más específicas, como Mention, permite configurar alertas para que cada vez que alguien te menciona (o a una persona o marca de interés tuyo) te avise; y también podés acceder a un informe donde te indica quiénes mencionaron tu nombre o usuario en internet.

 

Ahora si alguien quisiera saber tu situación, digamos, “crediticia”, no le sería complicado.  Bastaría con que contara con tu CUIT (o lo obtuviera buscándolo en dateas.com o cuitonline.com) e ingresase en http://www.bcra.gob.ar/BCRAyVos/Situacion_Crediticia.asp, para que pudiera ver el monto que debés en tarjetas; y tu situación de estado de las deudas, de normal a “en litigio”.

 

Derecho al olvido

Si te pusiste a investigar lo que en internet aparece sobre vos -estimo que muchos de nuestros lectores lo están intentando en este momento- y no te gusta lo que encontraste, siempre tenés la posibilidad de gestionar, aunque no podemos asegurarte que tengas éxito rotundo, aplicar lo que se conoce en leyes e informática como “derecho al olvido”.  Que no es más que solicitar a los principales buscadores que eliminen de sus resultados de búsquedas, lo vinculado a tu persona que preferís que no aparezca.

 

Para ello, te dejamos los siguientes enlaces:

-En Google, deberás dirigirte a https://support.google.com/legal/troubleshooter/1114905?hl=es y completar los pasos para solicitar el retiro de la información “comprometedora”.

-Bing tiene una herramienta similar, pero en principio solo se aplica a la información que puede aparecer en los países vinculados a Europa.  Lo podés encontrar en https://www.bing.com/webmaster/tools/eu-privacy-request

-En el caso de las redes sociales, como Facebook e Instagram, ejercer este “derecho al olvido” implicará directamente eliminar la cuenta, en https://www.facebook.com/login.php?next=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fhelp%2Fdelete_account%3Fshow_form%3Ddelete_account 

 

Todas estas herramientas permiten ver, analizar y remover la información “pública” que aparece en internet, es decir, la que puede ser vista por cualquier persona sobre los datos de los demás.  Pero eso no es todo: hay mucha información sobre vos que los servicios de las grandes empresas de Internet (como Google y Facebook, por ejemplo) almacenan sobre TODA tu actividad que realizás online.  Por ejemplo, podés averiguar más de lo que Google sabe sobre vos (y administrarlo) en https://takeout.google.com/?pli=1

 

¡Hasta la próxima nota!

 

 

por Daniel Martos - 13 ene 2021

 

Más allá de las complicaciones lógicas del año que pasó, agudizadas en las últimas semanas por la pandemia de Covid-19 nuevamente en crecimiento en nuestro país, el receso estival les permite a las familias y personas afortunadas, la posibilidad de poder hacer una escapada de unos días o semanas a algún lugar de descanso vacacional.

 

Nuestro hermoso país tiene una reserva de increíbles lugares para conocer.  Y este año, donde los viajes internacionales son más riesgosos o directamente imposibles de realizar (por lo cambiantes, desconocemos las condiciones que regirán al momento de que leas esta nota), se presenta como una gran posibilidad que nuestro objetivo sea visitar algunos de ellos, aunque sean los más cercanos.

 

Pero como esta columna es de informática y no de turismo, hoy les propongo hacer un rápido repaso por algunas de las apps que nos pueden ayudar en este objetivo de disfrutar de tus próximas “vacas” (¡que siempre se pasan volando!).

 

Las generales de la ley

Existen algunas apps tradicionales de turismo donde se pueden recorrer las diferentes opciones y valoraciones de los sitios turísticos más destacados de cada localidad.  Una de las más reconocidas es tripadvisor.  Si bien está orientada a la comercialización de lugares de alojamiento, también ofrece sugerencias (en los apartados “qué hacer”, tanto de su app como su versión web).

 

Con menor grado de desarrollo, está foursquare, pero es una buena alternativa para planificar los viajes con antelación o ya estando en el lugar de destino.  Hablando de la ley a la que hacemos referencia en el apartado, recuerden que -al menos al momento en el que escribo esta nota- es necesario tramitar el certificado “Cuidar verano” desde la misma app; y que además, algunas provincias de nuestro país tienen requerimientos especiales, para lo cual es imprescindible visitar la página del gobierno desarrollada a tales fines.  Se encuentra en https://www.argentina.gob.ar/verano

 

Los desarrollos locales

Muchas de las ciudades y destinos habituales de argentinos y argentinas, desarrollaron apps para facilitar el recorrido de los turistas.  Por si están pensando en realizar una escapadita, enumero algunas de las opciones, todas disponibles en la play store y algunas de ellas también en IOS.

 

Rosario turismo ofrece circuitos temáticos, mapas interactivos, materiales audiovisuales inéditos e información sobre atractivos de la ciudad.

 

Posadas Turismo (debemos reconocer que muchas no tienen un nombre demasiado original) ofrece también una guía detallada de lugares, centros y servicios gastronómicos para facilitar tu descanso en esta bella ciudad.

 

Viví la costa es una app desarrollada por el Municipio de la Costa.  A través de ella, se puede acceder a los eventos planificados para estos meses, consultar horarios de transporte y, en la versión de este año, consultar también el aforo en cada playa; es decir, la tasa de ocupación en cada balneario, para poder decidir con mayor precaución a cual acercarse.

 

Mendoza, como provincia, no cuenta con una app, pero en su sitio web https://mendoza.tur.ar/ ofrece la posibilidad de obtener información por whatsapp chateando con un representante.  Sin embargo, la ciudad de Mendoza desarrolló Turismo Ciudad de Mendoza, con agenda de eventos, city tour y un destacado con los eventos.

 

Curiosamente, no encontré apps vigentes de turismo para la provincia de Córdoba y la ciudad de Mar del Plata.  Aunque mucha información se puede encontrar en sus sitios web https://www.cordobaturismo.gov.ar/ y http://www.turismomardelplata.gob.ar/ respectivamente.

 

Nos vemos, entonces, a la vuelta.  ¡Buen viaje!

 

 

por Daniel Martos - 07 nov 2020

 

La cuarentena que aún nos sigue rondando, además de tantas cosas malas, en las cuales ahora no viene al caso ahondar, trajo algunas cosas buenas. Sobre todo en los comienzos de la misma, cuando el cumplimiento era más estricto. El ahorro de tiempo de quienes ocupamos cantidad de horas de viaje hacia y desde el trabajo, permitió, por ejemplo, el desarrollo o incursión en distintas aficiones o disciplinas que captaron nuestra atención en estos meses de aislamiento social.  Y que hasta ese momento, figuraban como “materias pendientes” en nuestro listado de objetivos de cada año.

 

Una de ellas, de la cual debo confesar soy cultor desde hace varios años, es la cocina.  A través de la cual uno puede deleitarse a sí mismo y a quienes más aprecia.  Y que también combina la posibilidad de experimentar la creatividad innata de cada uno.

 

Este lugar del hogar pareciera muchas veces el más alejado de la tecnología, donde el desarrollo de gadgets y software no llega con tanto impulso como en otras actividades.  De todos modos, eso está cambiando gracias a la paulatina adopción de la domótica.  Y siendo la cocina una actividad muy humana y arraigada, cuenta con muchos recursos, cada vez más, que pueden extraerse de internet para profundizar en este arte.

 

Si buceamos en la web, y deseamos profundizar con un estilo más autóctono, podemos encontrar en cocinerosargentinos.com un gran recetario de comidas “al uso nostro”.  Este sitio web surge del programa homónimo (nuevamente en el aire) que se trasmite por la TV Pública.  Este sitio web es de varios años atrás, pero fue modernizado en varias oportunidades y con recetas que incluyen ingredientes que podemos conseguir fácilmente y con gran precisión en cuanto a las cantidades que requieren.

 

Por otro lado, en www.recetasgratis.net podemos encontrar también un gran recetario organizado por tipo de receta y de ingrediente.  Si bien el buscador es algo simplón, es la única herramienta que nos permite buscar los “consejos de cocina”, un plus que tiene este sitio web, pero a cuyo contenido no es tan fácil de acceder.  Afirman tener más de 25 mil recetas, dato incomprobable pero prometedor.

 

Las primeras marcas de condimentos, ingredientes y aditamentos, tienen en sus webs recetas que incluyen sus productos, como antes las tenían en sus envases (algunas continúan con la tradición).  También los principales matutinos de nuestro país cuentan con secciones dedicadas a la cocina.  Y Youtube sigue siendo un medio en el que muchos buscan inspiración para sus creaciones culinarias.

 

Entre las aplicaciones vinculadas a esta temática, podemos encontrar:

 

-COOKPAD: Es una de las más reconocidas, y tiene el ingrediente (permítanme el juego de palabras) de poder seguir autores de recetas y guardar algunas de ellas (limitada cantidad en la versión gratuita) para cocinar más adelante. Cuenta con el extra de poder compartir las recetas hechas por uno mismo; y de adjuntar las imágenes del resultado de usar la receta de otra persona.

-Hatcook: En una App disponible para Android e IOS, aunque también cuenta con una web homónima.  La organización de contenidos es similar a recetasgratis.net que mencionamos más arriba, pero con una estética más agradable.

-PETITCHEF: Es un recetario para elaborar platos simples y sin complicaciones.  La estética que lleva no es muy desarrollada, pero cumple con su propósito; y además, con ingredientes fáciles de conseguir.

 

Creo que con este menú de opciones, contás con una gran variedad para nutrir tu tiempo con algunos deliciosos desafíos.

 

¡Hasta la próxima!

 

 

por Daniel Martos - 12 dic 2020

 

Se acaba el 2020, y llega la hora de (sólo por este año) no hacer balances personales para no amargarse; sino de focalizar toda la -poca, calculo- energía que nos quede a esta altura del año para poder proyectar un excelente 2021... Y como el año que parte (¡al fin!) nos dio la oportunidad de aprender hobbies y desarrollarnos en otras artes -como la paciencia, por ejemplo-, tal vez sea el momento de darle al que llega, la posibilidad de recordarlo como un año en el que adquirimos nuevos conocimientos... un poco más teóricos.

 

Como se preguntaba en su columna de agosto el profesor Domínguez: “¿Para qué mandamos a nuestros hijos a la Escuela?, la educación virtual implica hacer frente a los desafíos técnicos, por un lado; y por el otro, a motivar a los niños con alegría, curiosidad y autonomía por incorporar saberes.  Pero como vos, querida lectora y querido lector, seguramente ya contás con la curiosidad que te llevó a leer esta nota, la autonomía implícita al visitar este portal y una alegría -aún en estos tiempos difíciles- innata, sólo queda en tu caso, como persona adulta (¡y joven!, más allá de tu edad), superar los desafíos técnicos.

 

20 12 12 DM El saber sí ocupa lugar en la web 1 Portal de la CAME

La CAME tiene un portal más amigable en cuanto al funcionamiento de la página

 

Si bien ya comenzaron algunos cursos y talleres presenciales, aunque muy escuetamente por las medidas del DISPO vigentes, asistir a ellos puede aún generar algún riesgo sanitario, especialmente si se requiere del transporte público. Por esto, en esta oportunidad quisiera invitarte a hacer un repaso de algunas alternativas de educación virtual ¡gratuita! que tenemos a disposición para nutrirnos profesional y personalmente en los próximos meses del 2021.

 

24x7

Para el público mal pensado -que sí existe-, aviso... que 24x7 significa 24 horas los siete días de la semana.  O en otras palabras, todo el tiempo.  Hecha la debida aclaración, enumeramos a continuación algunas alternativas donde podés capacitarte en cualquier momento libre de que dispongas.

 

Garage digital (Google)

Accesible desde https://learndigital.withgoogle.com/garagedigital.  Desde cómo administrar el tiempo de forma eficaz, hasta metas más concretas como aprender el funcionamiento de los sitios web, o planificar acciones de marketing en redes sociales, este sitio tiene el respaldo de la gente de Google y ofrece certificaciones (gratuitas y otras pagas).

 

Mercado Ads (Mercado libre)

El portal de ecommerce de Galperin, también tiene su academia virtual, con certificación y 100% gratuitos.  Accesible en https://educacion.mercadoads.com/bienvenido

 

Un poco más avanzado…

…y pensado más para docentes, Microsoft ofrece, en https://education.microsoft.com/es-419/courses cursos sobre el uso de sus herramientas en el entorno del aprendizaje.  Y si quisieras entender un poco más sobres redes sociales, una gurú del marketing, de habla hispana, también ofrece cursos gratuitos en https://vilmanunez.com/introduccion-publicidad-online/

 

20 12 12 DM El saber sí ocupa lugar en la web 2 Página de Cultura de la Nación

La página de Cultura de la Nación presenta los enlaces de forma desordenada

 

Post vacaciones

Ya pensando en el retorno a la actividad más formal, luego de un merecido descanso, también existen las siguientes propuestas más sistematizadas, con calendarios de temas y fechas de evaluación, organizado por instituciones de renombre en nuestro país, ambas gratuitas:

 

Campo Virtual (CAME)

Propuesta de la Cámara argentina de la mediana empresa, su espacio de aprendizaje es accesible desde http://plataforma.came-educativa.com.ar/.  Una vez finalizado cada curso, podés acceder a un certificado gratuito de la misma CAME; o, si es de tu preferencia, a uno pago de la UTN.

 

Capacitación continua (Cámara Argentina de Comercio)

Si bien están actualizando el cronograma de capacitaciones para el año entrante, el mismo estará en breve accesible desde https://capacitacion.cac.com.ar/actividades/.  Totalmente recomendable y con certificación de la CAC.

 

Cultura de la Nación

Finalmente, más allá de lo poco amigable de su estructura, un directorio de este organismo, puede encontrarse en https://www.cultura.gob.ar/cursos-gratuitos-para-realizar-durante-la-cuarentena-8996/.  Pero las personas interesadas deben tomarse el tiempo para ingresar en cada enlace y chequear la disponibilidad actual del curso en cuestión.

 

¡Nos encontramos en la próxima columna!

 

 

por Daniel Martos - 26 sep 2020

 

Semanas atrás, hablábamos de la bancarización digital.  Mediante la cual podemos llegar a abrir una cuenta bancaria sin siquiera acercarnos a una sucursal ni firmar ningún papel físico.  Tan solo mediante la captura de imagen del DNI y generar algunas “selfies” personales, realizando algunos gestos que el sistema (la aplicación del banco) pide para poder continuar con el registro de la cuenta correspondiente.

 

Ahora bien, en estos casos, aun teniendo la posibilidad de invertir en acciones o fondos comunes de inversión, las monedas en las que se puede operar son (¡además de controversiales!) las más comunes y en las que solemos realizar transacciones en nuestro país: los pesos y los dólares.

 

Pero sin tener que realizar transacciones en el mercado cambiario, existe una forma de invertir en otras “monedas” que no se corresponden (aquí lo curioso y llamativo) a la emisión de un país determinado, sino que los emite ¡un sistema informático!  Estamos hablando, ni más ni menos, que de la opción de ahorrar en criptomonedas.

 

Criptomonedas: ¿y eso, con qué se come?

Las criptomonedas son, en términos reales, “cuasimonedas”.  Es decir, que si bien no son bienes tangibles ni “guardables” (al menos en principio) bajo la seguridad “del colchón”, sí son valores que cotizan ¡y cómo! en relación a otras monedas de curso legal.

 

La forma en que un conjunto de ordenadores (nunca puede hacerlo una computadora por separado) llega a generar una unidad de criptomoneda, es a través del “minado” de la misma.  Es decir, realizando complejos cálculos matemáticos frente a un algoritmo que, después de una infinidad de operaciones aritméticas, alcanza el nivel de procesamiento adecuado para obtener, por ejemplo, 1 bitcoin.

 

Este “minado” de las diferentes criptomonedas requiere un alto consumo energético, y requiere de potentes equipos que escapan al alcance de un usuario medio o avanzado.  Y esta “exclusividad” es lo que tiende a encarecer el precio de mercado de las diferentes criptomonedas.  Lo cual las convierten en un activo en el que puede invertirse, intentar preservar valor e, incluso, hasta la actividad especulativa.

 

Diferentes tipos de criptomonedas

Si bien todas las criptomonedas se extraen, desarrollan y vuelcan al mercado siguiendo la misma forma básica que mencionaba en los párrafos anteriores, existen diferentes criptomonedas que muchas veces son el desprendimiento de otros proyectos “cripto” anteriores.  Entre las diferentes criptomonedas más populares y de mayor circulación, podemos mencionar:

 

Bitcoin

Es la criptomoneda más popular.  Y el valor actual, al momento de escribir esta nota, es de ¡un millón y medio de pesos argentinos por cada Bitcoin!  El creador, Satoshi Nakamoto, escribió el documento oficial original en noviembre de 2008 y la red Bitcoin comenzó a existir en enero de 2009.

 

Ethereum

Creado por Vitalik Buterin, es una plataforma global de código abierto para aplicaciones descentralizadas.  Cotiza ahora en torno a los 50.000 pesos argentinos.

 

Litecoin

Es una criptomoneda creada en 2011 por un ex empleado de Google, Charlie Lee.  Utiliza parte del algoritmo de Bitcoin, siendo una versión algo más endeble y de menor valor que dicha criptomoneda.  Pero en función de su escasa historia, está adquiriendo una mayor circulación.

 

USDC

El USD Coin es una moneda estable, totalmente respaldada por el dólar estadounidense.  Hoy cotiza alrededor de 140 pesos argentinos.

 

Criptovacas

Una nota de color de las últimas semanas, es el desarrollo que se está generando en nuestro país de Criptocow, una criptomoneda que está siendo diseñada por entidades asociadas a la consultora OpenAgro.  Su operatoria representaría, al adquirir una “criptocow”, un valor asociado respaldado por una vaca preñada.  El monto mínimo a invertir es de aproximadamente $ 9000.-  Lo que equivaldría a un 10% de una “criptocow”.

 

Siguiendo este camino, se encuentran en estudio la generación de otras “cripto” asociadas a bienes tangibles como vinos.  Por ejemplo, como el que se presenta en openvino.org, con valor vinculado a la producción vitivinícola.

 

Billeteras virtuales, servicios, y otros

Claro está que en el caso de que inviertas en este tipo de valores digitales, no deberás soportar el peso del metal o el papel en tu billetera: estas monedas, se guardan exclusivamente en “billeteras digitales” llamadas comúnmente “wallets”, donde se almacenan estas divisas, y desde y hacia dónde se pueden hacer transferencias a otras personas.  O a vos mismo, si tenés dos billeteras en distintos “operadores”.

 

Respecto de dónde comprar y/o almacenar criptomonedas, existen diferentes operadores que ofrecen distintos tipos de servicios, condiciones y comisiones, tanto por operaciones como para la custodia de las mismas.  En nuestro país, entre otros, se pueden mencionar a Ripio (ripio.com/ar/), Bitex (https://bitex.la/), Bitso (en inglés) y Satoshi Tango (www.satoshitango.com)

 

Nobleza obliga: puede ser una lotería

Antes de terminar, quiero advertir que si bien las criptomonedas son un activo que últimamente tienen mucha estabilidad, pueden tener oscilaciones bruscas.  Afectando su valor sin que se pueda predeterminar, ni prever, cuál será el mismo dentro de un período mediano de tiempo.

 

Por lo tanto, es recomendable, edificante y hasta divertido invertir en criptomonedas.  Pero te aconsejo que no apuestes todo tu capital a esta inversión, ya que las fluctuaciones de valor pueden afectar mucho tu rendimiento.

 

¡Hasta la próxima!